24 de abril de 2015

Reseña: Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell

TRILOGÍA PÍDEME LO QUE QUIERAS LIBRO#1

SINOPSIS:

Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. 
Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

OPINIÓN DE CHESSY:

Sinceramente no soy mucho de leer este genero, no niego que lo lea, solo no es mi pan de cada día, Chessy prefiere los cuentos clásicos, duendes, sirenas y hadas locas que quieren robarte el corazón. Pero en el momento que supe que el protagonista masculino era alemán, me dije a mi misma que tenía que leerlo, tengo debilidad por los alemanes.

Para empezar Megan Maxwell tiene como unos mil libros publicados, ¿como rayos hace eso? A Chessy apenas le da tiempo de hacer reseñas. Pero este viene siendo su primera incursión en los libros eróticos, por lo que no seré ruda en esta ocasión.

Les contare mi primer día con Pídeme lo que quieras, como ya les comente decidí comprar el libro por el simple hecho de que el protagonista es alemán, y a mi los alemanes me enamoran. Vaya mi sorpresa cuando empece a leer las primeras paginas, y es que a diferencia de muchos libros (no todos claro) de este genero la historia comienza con un encuentro sexual (no de nuestros protagonistas por supuesto), realmente no me esperaba esa clase de escena. Creo francamente que llegue a asimilar el color de los tomates con mi sonrojo /u\ luego de superada mi sorpresa, sencillamente no paraba de reír por la manera de escribir de Megan Maxwell. Al final ya no sabía si estaba roja de la pena o de la risa.

No es un libro cuya trama me haya gustado, pero la manera tan graciosa que tiene Megan Maxwell de escribir pudo mas, me ganó la curiosidad de saber con que nueva tontería saldría Judith y termine leyendo el libro en un pestañeo.

Como ya saben, trabaja de secretaria en una empresa farmacéutica alemana que reside en Madrid. Un día durante el descanso para almorzar se queda atrapada en el elevador junto con algunas personas mas, ahí hay un hombre al cual no conoce con el que se pone en plan... la palabra que utilizo fue fresco, aun me da risa que haya usado esa palabra, en fin, ella se puso en plan fresco a coquetear con él,  hasta que descubre que el misterioso hombre con el que estaba tonteando es nada mas, ni nada menos que Eric, su jefe.

Pero claro, solo a los personajes literarios les pasan cosas buenas en los ascensores, Chessy tiene la maldición de que cada que se sube a uno se detiene y para el colmo esta sola. ¿Porque Chessy no puede toparse con un guapo alemán o mínimo ir al Área.

No lo voy a negar, hay ciertos términos que usa Judith al hablar que no entendí y me dejaban un poco confusa, pero conforme avanzaba la lectura me hacía la idea de que quería expresar. Aun así me chocaba que a muchas palabras les agrega la terminación ito o les alargara la ultima vocal.

Al principio me costo un poco entender a Judith, para mi suerte empece a leer el libro en la misma época en que empece a ver series españolas con regularidad, algunos de los actores se expresaban y actuaban de la misma manera que Judith, desconozco si es un comportamiento típico de los españoles, pero a medida avanzaba mi lectura me acostumbre y lo vi de lo mas normal. ¡¡Olé toro!! Tio no seas borde /u\

De hecho, ahora que lo pienso, Judith se parece a mi amiga Javiera. Javi, si ves esto te quiero mucho :*

Claro, esa era Judith, Eric usa mas bien frases como "Me gustabas mas cuando no sabías quien era" y pasas al menos media hora babeando porque incluso llegas a imaginarte la voz orgasmica de Eric. Aquí es donde comienza la historia, bueno, cuando Eric empieza a darle indirectas directas sobre sus gustos a Judith. Creo que fue en ese momento en que Chessy se moría mas de la vergüenza que la propia Judith. Fueron mas de una las veces en que apartaba el libro, lo cerraba y exclamaba ¡¡Oh glob, que acabo de leer!! En mi opinión muchas de las escenas eran muy fuertes o explicitas para mi gusto, luego Judith salia con algún comentario ingenioso y gracioso que lograba sacarme una carcajada amnesica (para los que  no saben de que risa hablo, es en la que te ríes tanto que se te olvida de que te ríes y aun así sigues riendo).

Algo que me perturbaba era que Eric siempre se la pasaba mirando, viendo y observando —solo quería dejar clara la idea de la obsesión de Eric sin usar la misma palabra una y otra vez—, a Judith OnO yo que ella ponía una orden de restricción por acoso. En el segundo libro se explica el porque de esta obsesión, aunque no deja de ser un poco raro e incomodo.

El caso es que les estaba contando como va la historia, a Eric le encanta el carácter de Judith, lo divertida, despreocupada y sincera que es, por lo que después de lo sucedido en el ascensor comienza a acosarla, por así decirlo. Judith termina rindiéndose a sus encantos alemanes y acepta salir con él. Es aquí cuando al fin sabemos de los gustos sexuales de Eric ¬w¬

Judith se queda un tanto perturbada al saberlo, ella misma clasifica su vida sexual como algo normal, por lo que obviamente siente dudas sobre este mundo lleno de morbo donde la quiere adentrar Eric. Nuevamente Judith cede a las peticiones de Eric, motivada tanto por la curiosidad como por el morbo, no puede negar que se siente atraída por el alemán y mucho menos que sus gustos le dan curiosidad.

Pídeme lo que quieras es contado de una manera bastante coherente, en el sentido de que la historia es creíble, la manera en que ambos protagonistas se conocen, es creíble que tanto jefe como secretaría entablen una relación (sea cual sea el tipo de relación), de hecho creo que es bastante común. Ambos personajes son normales que entablan una relación básicamente sexual hasta que se dan cuenta de que podrían tener algo mas si lo quisieran. Me gusta que la tensión sexual no surja inmediatamente, que a base de encuentros empiece a surgir. Me gusta que Judith tenga fuerza y no siempre obedezca a Eric y mucho menos se deje someter por las exigencias de este.

Me encanta que la historia este basada en la manera en que avanza su relación y no vaya por ahí con tangentes de hechos pasados o historias de otras personas, la manera en que ambos protagonistas son opuestos complementarios, que ninguno de los dos sean mentes cerradas a ciertas decisiones que toman ambos.

Otra cosa que me encanta es que a diferencia de otros libros de su genero, sea mas una comedia romántica que una erótica. Siento que con o sin el sexo hubiera sido de todos modos un éxito, aunque el vouyerismo le da su toque picante. A lo que quiero llegar es que es un cóctel con las porciones correctas de sexo y humor. Ahora, los encuentros sexuales, nunca dejare de pensar que algunas escenas eran un tanto explicitas, al igual que ingeniosas, sobretodo los lugares donde se llevaban a cabo y muchas veces con quien se llevan a cabo.

Finalmente, para resumir Pídeme lo que quieras no es la octava maravilla, pero tampoco (si te gusta este genero) un libro que debas dejar pasar. Es un buen comienzo para una trilogía, aunque he de admitir que el segundo libro es aun mejor. Tampoco me gusta mentir, este no es el mejor de los libros de Megan Maxwell, así que tanto si te gusto o no deben leer al menos otro de sus libros.

PLAYLIST:

Como el libro es Español, decidí que todas las canciones que escuchara también deberían serlo, o al menos estar en el idioma. Aunque de hecho no tienen mucho que ver con el libro /u\
Por cierto, Judith tiene un gusto en canciones...


CITA DEL LIBRO:

SOBRE EL AUTOR:

Megan Maxwell es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida nacida en Alemania, pero criada por su madre y su familia en Madrid.
Durante años trabajó como secretaria, hasta que por causas del destino, un buen día decidió escribir novelas románticas, siendo Te lo dije su primera publicación. 

En la actualidad, aunque ha residido en distintas zonas geográficas de España, vive a las afueras de Madrid, con su marido, sus dos hijos y su perro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario