Por favor no se asuste; Si cae por la madriguera con el tiempo se acostumbrara a la sensación de caída y tal vez llegará a tocar suelo, o techo, uno nunca sabe. Recuerde que todo lo que sucede a través del espejo es un reflejo de nuestro mundo, tenga cuidado al escoger su siguiente movimiento. Es bueno saber que lado de la seta debe comer o podría ofender a La Oruga. No se asuste si en el Jardín las flores comienzan a conversar. Tenga cuidado al cruzar el bosque, puede que olvide su nombre. La pimienta puede tener un efecto desastroso, incluso cambiar su carácter, es mejor cualquier cosa dulce. Tenga cuidado con lo que dice frente de la Reina de Corazones, tiene un temperamento frabulloso, no toque sus pastelillos o podría perder la cabeza. Escoja sabiamente su lado. ¿Reina Roja? ¿Reina Blanca? Pero más importante aún, no despierte al Rey Rojo. Él podía estar soñando con usted.

Reseña: La Distante de Alberto Chimal.

Título: La Distante.

Título original: La Distante.

Autora: Alberto Chimal.

Ilustradora: Elizabeth Builes.

Editorial: Ediciones El Naranjo.

Género: Infantil.

SINOPSIS:
Manek era un joven centinela con una vista poderosa. Podía distinguir las gotas de lluvia en una tormenta a leguas de distancia, reconocer la cara de un hombre a más de mil trancos, o ver en el desierto a una mujer a detalle en la lejanía, una mujer que solo él era capaz de ver, y que para todo ser humano que goza de una vista normal significaba solo un personaje de leyenda.

OPINIÓN DE CHESSY:
¡Buen día gente chula! Hoy les voy hablar de La Distante y mi experiencia como presentadora en la FILIJ Mérida.

Primero les voy hablar de La Distante, cuya primera versión aparece en el libro El país de los hablistas escrita también por Alberto Chimal. Para quién no sabe, soy una gran fanática de las historias mitológicas, pero más específicamente de la mitología griega, por lo cual no pude evitar imaginar la siguiente escena:

Un antiguo teatro griego, con una gran plaza rodeada de lúchnoi, con sus escalones repletos de gente impaciente por la llegada del aedo de esa noche. Tengo esta imagen, de un hombre mayor, de cabello canoso, barba larga, usando una blanca toga, con los ojos casi grises que anuncian una pronta ceguera, lo imagino caminando hasta el centro de la plaza, con el fuerte murmullo de la gente, preguntándose quien es, contando rumores de su procedencia, y con la voz única de una persona que ha dedicado su vida a relatar historia de voz en voz logra que todos los presentes guarden silencio. Y comienza a relatar su historia:
¿Conocen la Gesta del Corazón Incansable? Claro que la conocen. Es una historia que se cuenta por todas partes. Empieza con el guerrero perdido en el desierto, a punto de morir, y luego pasa a muchos lugares y hazañas. ¿Verdad que sí? Pues bien, esta no es esa historia: esta es la historia de otro héroe. Uno que no tiene fama, que igual se extravió en la arena, que encontró el amor…
Durante mi lectura me visualice en este antiguo teatro, escuchando atenta la voz de aedo, sin duda, una buena historia basta para que tu imaginación te transporte al escenario más sorprendente.

La Distante relata una historia ya olvidada en el tiempo, una vieja maldición, un encuentro mágico y un destino trágico. Antes de que la historia de Gesta del Corazón Incansable fuera contada, existió Akundi la maldita, una joven hermosa, pretendida por muchos, pero su narcisismo era tal que disfrutaba de humillar a cada uno de sus pretendientes. Hasta que un día un dios, que también fue olvidado en el tiempo, se enamoró de ella, le dedicó las palabras más hermosas y ella solo se burló.
Está condenada a estar lejos de todo, para siempre. Nadie puede acercársele.

Quien la ve, la ve siempre en el sitio más remoto, tan lejos como alcance su mirada. Y el que no quiera respetar la maldición, el que a pesar de todo quiera buscarla, será maldito también, y no volverá jamás al lugar del que parta. Como ella, que a donde avance nunca progresa, y parece siempre en ese lugar en el que acaban las distancias, y no muere porque así lo decreta su sentencia: para que no deje de ver y sufrir la lejanía.
La maldición de Akundi me recordó relatos como el de Aracne y el de Casandra. Mujeres que compartían gran belleza, pero su egocentrismo provocó que fueran malditas al humillar a sus dioses.

Tiempo, mucho tiempo después, en una ciudad al borde del Gran Desierto, un centinela de nombre Manek, que poseía unos ojos capaces de ver mucho más allá del horizonte, conoció a una mujer vestida de blanco que le cambiaría la vida. A pesar de descubrir su origen y la maldición que caía sobre esa misteriosa mujer, no dejo de verla, ni siquiera cuando la maldición recayó en él.

Para mí, Alberto Chimal decide recrear la tradición del aedo, en la antigua Grecia, los aedos eran aquellas personas que se dedicaban a componer y relatar las epopeyas. Aunque las intenciones de Alberto Chimal eran más bien recrear historias como Las mil y una noche, y el Popol Vuh, pero al final todas tienen un aspecto en común, el relato oral. Mucho antes de que el ser humano inventara la escritura ya tenía la necesidad de dejar sus historias, y lo lograron transmitiendo de boca en boca.

Como en toda historia griega el destino es un factor muy importante. Aunque no lo pareciera, era indispensable que todo y todos cumplieran con el suyo, si solo un detalle, por mínimo que fuera se hubiera cambiado, nada en esta historia sería lo contado, como si cada uno de ellos fuera una tangente, destinados a tocarse en un punto. Desde mi perspectiva, el destino está escrito en piedra, todos tenemos una misión que cumplir, pero todas las piedras pueden romperse con la fuerza suficiente y volver a reescribir sobre ellas para así poder decidir sobre nosotros mismos.

Me encanta, como yo inmediatamente he relacionado La Distante con la mitología griega, cuando bien podría ser egipcia, sumeria, maya, o de alguna cultura ya perdida en la historia.  Simplemente mi fanatismo lo relaciono de inmediato, pero ustedes pueden decidir con qué cultura relacionar esta bella historia, si es que eso les parece bien.

Ahora, les hablare de mi experiencia como presentadora en la FILIJ. Me hizo muy feliz que la FILIJ Mérida me considerará para presentar al increíble Alberto Chimal. No hace falta mencionar lo nerviosa que estuve, ni el esfuerzo sobre humano que fue aguantarme las ganas de vomitar, aunque no nos encontramos ante un grupo tan grande, mi agorafobia es muy fuerte. Aun así me armé de valor y comencé, les voy a confesar que a pesar de planear cada palabra. ¡NO HICE NADA DE LO PLANEADO! Mi ser interno daba órdenes, pero mi yo exterior no las seguía. Afortunadamente Alberto Chimal es una persona súper amable que supo manejar la situación mucho mejor que yo.

Mi segunda confesión es que le compré unos chuches tradicionales de la Mérida Blanca, pero se me olvido dárselos porque está muy avergonzada. Hasta aquí mi increíble y desastrosa presentación con Alberto Chimal. Al final disfruté mucho de la experiencia y me hace muy feliz participar en este tipo de eventos.

Lean La Distante, guarda en sus páginas una singular historia.

CITA DEL LIBRO:

SOBRE EL AUTOR:
Alberto Chimal nació en Toluca, México. Es escritor y profesor de literatura y escritura creativa. Ha ganado diversos premios literarios y dentro de la literatura infantil, ha publicado los libros La madre y la muerte-La partida, El juego más antiguo y Cartas para Lluvia. Tiene un canal en YouTube. La Distante es su primer libro publicado en Ediciones El Naranjo.

SOBRE LA ILUSTRADORA:
Elizabeth Builes nació en Medellín, Colombia. Estudió Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Colombia. Trabajó como ilustradora científica en el herbario de la Universidad de Antioquia. Ha ilustrado para diferentes medios impresos y revistas de Colombia y México. Ganó el premio nacional de ilustración Tragaluz en 2013. Querido pájaro es el primer libro que ilustra para una editorial mexicana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña: El Infierno de Gabriel de Sylvain Reynard

Reseña: Bang Bang You're Dead (Bang, Bang, Estás Muerto//Escuela de Asesinos)

Reseña: La Leyenda de Erith de Juan Comparán Arias

Reseña: La Maldición Ancestral, Deudas de Amor de Juan Comparán Arias

Reseña: La Princesa de Hielo de Camilla Läckberg